Formales, Propuestas, Sin categoría

238- Escritor novato*

Buenos días, aunque quizá debería decir buenas tardes o buenas noches, para adecuarme a la perfección al momento en que usted lea esto y para ser coherente con mis abundantes conocimientos sobre segmentación e hipertextualidad.

Mi nombre es Oscar Arenas Larios y le escribo para presentarle mis credenciales en forma de cartas para pedir un puesto como redactor creativo no pudiendo hacerlo de otra forma que reinterpretando el mismo texto día tras día adaptándome a cuántas sugerencias reciba por parte de mis entregados seguidores y seguidoras.

No es nada habitual en mi carácter hablar sobre mi formación y mi perfil profesional de forma autocomplaciente, sin embargo dada mi actual situación de paro, sé que no es para nada descabellado presentarme como un redactor creativo de solvencia contrastada, como acredita mi experiencia en una agencia multinacional respaldada por mis estudios universitarios de licenciatura y máster.

Pese a considerarme joven de espíritu no entiendo esa condición como algo que deba dejarme fuera de un posible proceso de selección; al contrario, pues mi experiencia en mi corta edad no hace más que evidenciar mi solvencia y demostrar mi altísimo nivel de motivación, así como mi predisposición a experiencias nuevas que supongan un reto creativo constante.

Sería un privilegio a la altura de mis ambiciones creativas poder entrevistarme con usted para contrastar y constatar el nivel de mis ideas a través de las campañas y proyectos que recopilo cuidadosamente en mi book, evidenciando mis inquietudes personales y mi sensibilidad creativa hija de nuestros tiempos.

No quiero dejar pasar la oportunidad que la lectura de esta carta por su parte me está brindando sin ofrecer la posibilidad de demostrar mi capacidad de adaptación estilística con una propuesta con la que disfrazar una misiva tal que esta pero reescrita y permanecer el día de mañana.

Quedo agradecido por el tiempo invertido en leer mis palabras y en adentrarse en mi perfil profesional y del mismo modo estoy seguro que no quedará decepcionado ante la mencionada y ya eventual prueba de la que quedo atentamente a la espera mientras le mando un cordial, cálido y respetuoso saludo.

*Cuando empiezas a escribir tienes prisa por demostrar todo lo que crees que sabes. Te vuelves rimbombante, construyes frankensteins de frases subordinadas y a veces olvidas las virtudes del punto y seguido. Todos hemos pasado por eso. La clave es no quedarse ahí.

Standard
Coloquiales, De Joan-Lluís Lluís, De Raymond Queneau, Sin categoría, Trabas

237- Onomatopeyas

¡Ding dong! ¡Eeeh!

Soy Oscar Arenas Larios… Vengo por la entrevista ¡patapam! Estaba en una agencia que ¡ooooh!, hasta que ¡chof! Y ahora busco trabajo pero… cri-cri, cri-cri.

Así que decidí escribir 237 versiones… ¡booom! distintas de la misma carta y seguiré haciéndolo hasta completar un año ¡uff! Así daré un golpe de autoridad ¡PUM! y podré reivindicarme ¡ahá! Podré colgarme una medalla… ¡cling! E insistiré cada día como una gota malaya plop, plop, plop.

Me licencié en publicidad ¡plas plas! y después… ¡tachán: cursé un máster! Aunque mi perfil sea muy psé, mi motivación es muy grrrrrr y mis ganas de esperimentar son muy yuuuujuuu.

Este es mi book, ¿qué te parece? Glups. Bueno, pues entonces, ¿tienes alguna propuesta para que reescriba esta carta? Tic tac tic tac tic tac.

Standard
De Joan-Lluís Lluís, Sin categoría, Trabas

236- Contrainte du prisonier*

oscar arenas: crea, comunica.

cursó una carrera.

si examina un zoco, ve una ocasión en comunicación: su acción… variar mis misivas en un año, crear misivas únicas.

su as: ser uno en one; su causa: enseñar su mano o su voz.

me crees niño o amenaza.

conversemos, veamos mis creaciones… o encararé mi oración mañana…

*Traducido por Joan-Lluís Lluís como micrograma, el contrainte du prisonier consiste en escribir sin que ningún carácter se salga de la caja, sin apéndices que bajen o suban. En teoría los puntos de las íes y las tildes están excluídas pero es que no había manera…

Standard
De Joan-Lluís Lluís, Dialogadas, Pastiche, Sin categoría

235- Ciencia-ficción

—Aquí cosmonauta Oscar Arenas Larios. He surcado el cúmulo 235sci de la Galaxia 365f. No parece haber indicios de planetas habitables en este cuadrante.

—Aquí nave nodriza orbitando Aldebarán a cosmonauta Oscar Arenas Larios. Es imperativo seguir con la misión, la humanidad necesita un nuevo hogar en el que establecerse. El Sistema Solar ya no es un lugar seguro.

—Recibido y comprendido, nave nodriza. Quedan reservas de combustible para 130 días de navegación. Pero para dar con ese planeta me quedan muchos más días de motivación: lo buscaré en tantos sitios como sea necesario.

—Usted es tan joven que apenas vivió en la Tierra durante un año y quizá no termina de tender la importancia de dar con un nuevo planeta… Pero ahora mismo debe demostrarnos su habilidad…

—He participado en misiones mucho más peligrosas, nave nodriza.

—Es cierto. La humanidad tiene fe ciega en usted y le eligió como cosmonauta por su formación académica y por su experiencia. No nos defraude.

—¡Nave nodriza! Los radares indican algo no muy lejos de aquí. Jamás había visto estos espectros ni estas frecuencias. ¿De qué se trata? ¡Nunca había visto algo así!

—¡Los satélites han detectado una supernova a pocos centenares de unidades astronómicas! El cúmulo 235sci está colapsando, ponga rumbo al cinturón de Orión e inicie el hipersalto cuanto antes…

—Recibido. Preparado para rasgar el espacio tiempo. En dos minutos estaré a salvo. Estamos ante un incidente cósmico sin precedentes. ¿Alguna propuesta para registrarlo este en el diario de bitácora, nave nodriza?

Standard
En verso, Musicales, Sin categoría

234- Flamenco

Que yo no tengo trabajo, no
que de letras yo sé, aaaay.

Que no sé de ná de perras gordas, no
pero que sé de sentimiento…

Te canto por soleare, por bulería,
por fandango y martinete…
Mi desgracia y mi tormento
que con el hambre van muriendo…

Si un año entero me diste pena
un año entero me pasaré cantándola, ay,
pero después ya vendrán alegría
ya viviremos de cualquier manera.

Que cuando cante mi alegría, yo
ya lo haré a tu vera, aaaay.

Yo no soy Larios de Málaga, yo
que no soy Arenas de Sevilla, yo.

Que nací lejos de Andalucía,
lejos del arroyo, lejos de la blanca cá,
pero año por vivir me que’an
y echaré raíce donde quiera…

Entre jornalero y olivare,
vendrá la gitanilla y su romero,
a contarme que el duende é lo que yo quiera,
y yo le cantaré un arrebato flamencooo…

Standard
Evocativas, Formales, Propuestas, Sin categoría

233- Profecía del Más Allá

La Muerte me ha mirado con sus cuencas vacías, he jugado al cadáver exquisito con ella y he abierto mis ojos llenos de nuevo. Debes saber que me ha dicho que un día regresará el alquimista de las palabras.

Será hijo de las playas, de los vapores de la cebada y de los aromas de la nebrina. Habrá oído las palabras de Aristófanes y sus sofistas, de Freud y sus psicoanalistas, de Osborn y sus creativos. Un día habrá llamado a 233 puertas y deberás mirar sus ojos llenos e intuir lo que hará. Pues es él quién asediará las ciudadelas de los bastardos de Hermes, repitiendo su mensaje, hasta que las estrellas del cielo regresen trece lunas más tarde.

Pedirá el cargo que jamás tuvo en el ejército de la ciudadela. Si lo desdeñas por su juventud, su motivación caerá sobre ti y la muerte volverá a buscarme. Si lo desdeñas por su ignorancia abrirá las páginas de su libro prohibido y te hablará con palabras desconocidas para que seas tú quién le mande transformar el plomo de un briefing en el oro de las ideas.

Ábrele la puerta, pues has sido bendecido desde el Inframundo con la llegada del Alquimista de las Palabras.

Una propuesta de María Paz Cala (que pedía una carta regresando de la muerte)

Standard
Experimentales, Narrativas, Propuestas, Sin categoría

232- Muerto

Hola,

No sé cuánto tiempo llevo en este estado ni sé si puedes recordar quién soy. Los segundos corren a un ritmo distinto al otro lado de unas flores y de la placa dónde gravamos “Familia Arenas Larios”. Sí, lo has leído bien. Estas letras salen directamente de una tumba. Esto sí es una auténtica locura, por si no lo fueron las 232 cartas para pedir trabajo que escribí antes de dedicarme al cultivo de la malva.

¿Cómo es posible que estés leyendo esto? Yo he aprendido a convivir con lo inexplicable. Sin embargo, este no es un texto que haya programado ni nada por el estilo. Escribo en directo. Simplemente, hay cosas que no puedo explicarte ahora mismo, en virtud del contrato de confidencialidad  más importante que he firmado en mi vida. Y no me refiero al que firme cuándo empecé a trabaja en esa multinacional de la publicidad interactiva. El contrato de mi vida implicaba la muerte: no podemos contaros qué pasa aquí ni por qué, así que no hablemos de ello.

No quiero que parezca que me quejo, aunque es más dinámico y emocionante estar vivo, aquí tengo un puesto garantizado durante mucho tiempo, un seguridad envidiable (ningún accidente laboral podría acabar conmigo) y además, las jerarquías no cuentan aquí. Aunque tenga un máster o una carrera, no hay privilegios ni desigualdades.

Como puedes imaginarte, escribir esta carta supone un esfuerzo considerable ya que no puedo moverme ni llevar a cabo procesos biológicos que harían de la escritura algo sencillo. Espero que lo valores como un ejemplo de motivación y superación. Por corta que fuera mi vida, me la pasé escribiendo (en especial los últimos meses) y dónde hubo siempre habrá.

Pedirte que me entrevistes es un acto de osadía sin precedentes. Puede que nunca hayas hecho nada igual. A los vivos os dan miedo los muertos. De todos modos ahora mi book cuenta con la bendición de la historia. Suele pasar. De repente mis ideas se revalorizarán y valdrán mucho más. ¿Has pensado en eso?

Estás pensando muchas cosas. Entre ellas, que todo esto es falso. Vale, es verdad, no estoy muerto. ¿Cómo narices voy a estar muerto? Pero estar en paro y no poder hacer lo que te gusta es como estarlo… Y ¿qué mejor forma de llamar tu atención que decirte que he pasado  a mejor vida? ¡Dónde vamos a llegar!

Descubre lo vivo que puedo a llegar a estar proponiéndome cómo debería escribir esta carta mañana.

Una propuesta (muy loca) de Jose Ildefonso

Standard
Formales, Propuestas, Sin categoría, Trabas

231- La Fiesta Musical*

Siento hambre laboral, así que demostraré mis facultades creativas y que domino la redacción fantásticamente. Si  mides mi solvencia repararás en que solapo mis misivas, que las recreo y las simulo, de sol a sol.

Comunicador laureado, psicocreativo en progreso, experimentado en un sitio de prestigio. Demostraré que seré un triunfador entre enchufados, que sí he superado la adolescencia y que me enfrento a mis mandados con soltura.

Entrevístame, mide mis fabulaciones sin mofa y preséntame un reto mítico… que te dejaré en silencio.

Sí, família Arenas Larios, ¡que dure!

*Hay un juego que consiste en decidir si el que ignora el truco puede entrar en una fiesta musical llevando un determinado objeto. El único criterio es si ese objeto lleva una sílaba que sea una nota (do, re, mi, fa, sol, la, si), cosa que al final debe deducir el que nunca ha jugado.

Una propuesta de Lilit D’Elia.

Standard
Coloquiales, Dialogadas, Propuestas, Sin categoría

230- Loro

Mira, me llamo Oscar Arenas,

Aaargh QUÉ PENA

Y quiero ser copy…

¡COPY! ¡COPY!

Y quiero trabajar en una agencia.

Aaaargh aaaargh agencia

Escribo la misma carta cada día…

¡Cada día! ¡Cada día! ¡Cada día!

Sí… pero siempre es distinta.

Siempre distintaaaargh distintaargh

Soy licenciado y estudio un máster

Aaaargh estudio un máster… aaaargh hamster

Y estuve trabajando en una agencia…

Aaaargh aaaargh agencia

Todos dicen que soy demasiado joven

Aaargh demasiado joven… Aaargh demasiado joven…

Y yo contesto que estoy muy motivado…

Aaargh demasiado joven…

Maldito pollo… Hazme una propuesta de estilo, listo.

Propuesta aaarhg, propuesta, muy visto, aaargh, muy visto, aaargh

Una propuesta de Bàrbara Nicolau

Standard
Emocionales, Evocativas, Propuestas, Sin categoría

229- A mi ex

Seguro que ya ni te acuerdas de un tal Oscar Arenas al que te tiraste un día después del trabajo. Fue un año y pico lleno de miraditas y pies jugando bajo las mesas de reunión. Pero claro, no debes acordarte porque yo tampoco pienso en ti… En absoluto. ¿Quién va a pensar en ese copy con gafas que estudiaba un máster rarísimo? Ahora solo soy un perfil de Facebook con el que te topas de vez en cuando.

Te pusieron muy fácil el olvido. Tú y la agencia me dijisteis lo mismo: que no podíais contar conmigo. De ese despecho, en el fondo, nació este proyecto. Escribo cada día una carta para buscar trabajo diciendo lo mismo pero de una forma distinta y escribo cada día una carta de desamor con cosas diferentes de la misma forma. Llevo exactamente las mismas: 229 de cada. Sin embargo, las cartas para pedir trabajo se publican y las cartas de desamor se almacenan automáticamente en tu papelera de reciclaje.

Después de licenciarme en Publicidad, tocaba graduar mis expectativas doctorándome en Fracasos. Que no es lo mismo hacerse mayor que crecer. Así que aprendí todo lo que sé trabajando junto a ti y obtuve el título con honores. Un solo no convalidó todas y cada una de las asignaturas que me faltaban. De repente, con el certificado bajo el brazo izquierdo, muy cerca del corazón, me sentía más viejo aunque, siguen diciéndome que soy demasiado joven. Habrá que fracasar de nuevo. Me sobran motivos y me faltan sitios en los que hacerlo.

Dicho esto… ¿te apetecería quedar para tomarnos un café? El último que me bebí junto a ti me sentó horriblemente mal y me encantaría quitarme ese sabor contándote lo que he estado haciendo últimamente. Y ya que, en el fondo, creo que siempre estuve enamorado de tus ideas, me gustaría escuchar cómo tu imaginación me enseña a convertir un no en un sí.

Hasta pronto.

Una propuesta de @LaMuy

Standard