Gremiales, Propuestas, Sin categoría, Trabas

139- Tweet*

Durante este año reescribiré cada día la misma carta de forma distinta para ser redactor en tu agencia. ¿Crees que otro copy haría algo así?

*Un tweet no puede exceder de los 140 caracteres… Aunque esta carta tiene exactamente 140, es la 139, no sea que vayamos a pasarnos ;-).

Una propuesta de Bàrbara Nicolau

Standard
Gremiales, Propuestas, Sin categoría, Trabas

131- Esloganes*

Hola soy Edu, feliz navidad, bienvenido a la república independiente de tu casa.

Soy un ciudadano de un lugar llamado mundo que, para estar a gusto con la vida, busca trabajo como redactor creativo. No es lo que tengo, es lo que soy y yo soy Oscar Arenas. What else?

Estoy en paro porque ya sabes, la vida es móvil y móvil es Vodafone. Pero para buscar un nuevo empleo, just do it, yo me lo guiso, yo me lo como: escribo, vendiéndome a mi mismo porque yo lo valgo. Eso sí, mi proyecto dura… y dura… y dura porque escribiré una versión distinta de la misma carta durante un año, también durante la primavera del Corte Inglés. ¡Impossible is nothing!

Sobre mí te puedo decir que me licencié en Connecting people en 2012 (compruébalo: ¡el algodón no engaña!), que estoy terminando un máster y que tengo más de un año de experiencia en una agencia multinacional. Puede que creas que soy demasiado joven pero mi habilidad es para siempre y mi juventud… no. Creo fervientemente que un empleo estable no es un placer adulto y que me merezco uno, así que ¡busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo! Porque redactores como yo… ¿a que no puedes fichar solo uno?

Tómate un respiro, tómate un Kit-Kat para ver mi book y ¿hablamos? Sin embargo, yo no soy tonto y sé que lo que importa es ser capaz de seguir tus instrucciones porque aquí tú eres el King. ¿Por qué no me propones un estilo en el que reescribir esta carta? Lo escribo todo, todo y todo.

Pero recuerda: si te parezco un pesado y me quieres echar de aquí… ¡Cillit Bang y la precariedad se va un bang!

Se que con el actual panorama las posibilidades de que me contraten son muy bajas así que recuerda que hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás, MasterCard.

*Y otras frases publicitarias que se han quedado para siempre en nuestra cabeza.

Una propuesta de Lucía Climent, directora creativa en OgilvyOne.

Standard
Coloquiales, Gremiales, Propuestas, Sin categoría

129- Cerda*

¡Oink!

¡Uf! Empiezo a necesitar un trabajo como una garganta un mojito en verano… Pero hoy es un día de triunfar, ya veréis. Me he montado una tirolina desde mi Azotea hasta la Plaza y allá que voy. Un tendedero, unas bragas, un sweater y una sábana después, Y… ¿no queríais un copy? ¡Pues aquí está Oscar Arenas!

¡Ah! ¿Que no buscabais un copy? Bueno, a mi plim. Ya que estamos, nos echamos unas risas con el muestrario de cartas que os traigo.

¿No habrá que leérselas todas?

Hombre, claro que sí, Patricia. ¿Y si va y en alguna carta veis algo que por hache o por be os demuestra que soy un máster of the universe? ¿Os podríais perdonar no contratarme? ¡¡ES BROMA!! ¡Leed las que queráis! ^ o^

Lo del máster es cierto, pero no es del universe. Es de psicocreatividad. Venga, que os cuento de que va. No os asustéis, que cuando hablo de esto me pongo muy Sandro Rey… Pero, básicamente es aplicar conocimientos de psicología de la motivación y de la atención a la producción de ideas y a la innovación. Así tú y tu mente creativa funcionaréis en paz. Suena a historia de “famoso que le da un siroco y se vuelve budista” pero no lo es, ¿eh?

Total, que con esa formación y en paro, pues venga a escribir cartas a diario… y a full… porque una al día no es difícil pero a veces hay ideas de los fans que te quitan tiempo de la del día siguiente, así que tienes que organizarte para darlo todo. Nada que no haya hecho ya, porque este mundillo es así: currar a tope y ver el sol menos de lo que nos gustaría (todos hemos cenado alguna vez en la agencia).

Pues eso, encantado de saludaros y de que me hayáis entrevistado. Creo que podemos dejarnos de books y de historias, que lo que mola es lo que podemos hacer juntos. Por ejemplo: ¡esta carta!

¡Un abrazo!

*Para San Martín, el día de la matanza del cerdo, y a propuesta de Carlitos y Patricia, una carta “cerda” imitando el particular estilo de su blog.

Standard
Experimentales, Gremiales, Sin categoría

99- Raymond Queneau

Te presento mi historia y otras dos fantasias publicitarias divididas en tres fragmentos. Todo es absolutamente intercambiable y pueden resultar hasta 27 combinaciones distintas. Unas tienen sentido y otras son absurdas, pero todas concuerdan. Combina las historias como quieras clicando encima del fragmento que quieres cambiar. O usa los links de navegación para crear tu propio cuento publicitario. ¡Espero que te diviertas!

[portfolio_slideshow trans=scrollHorz navpos=bottom pagerpos=disabled timeout=60000 size=full include=”818,819,820″] [portfolio_slideshow trans=scrollHorz navpos=bottom pagerpos=disabled timeout=60000 size=full include=”821,822,823″] [portfolio_slideshow trans=scrollHorz navpos=bottom pagerpos=disabled timeout=60000 size=full include=”824,825,826″]
Standard
Coloquiales, Gremiales, Propuestas, Sin categoría

82- Blog autobiográfico (poni)

Hola chipirón,

Hoy he cortado mi cordón umbilical. ¿Qué dice este tipo? Sí, ahora lo entenderás. ¿Sabes esa caja de cartón con la que te llevas las cosas del trabajo a casa cuando te echan? Pues es el último vínculo con tu extrabajo. Con ese extrabajo que te hacía persona, que te obligaba a cuidar un poco esa barba que cada día se parece más a una nana de los fregaderos de McDonald’s. Ese último vínculo con el mundo laboral era como mi cordón umbilical. Hoy he tirado la caja y lo he cortado.

Llevo muchos días pensando que mi mente tendrá activado el chip de trabajo mientras me levante pronto y haga algo que se parezca a la rutina. Yo escribo cada día una carta para pedir trabajo y quizá la autoayuda me afecta al cerebro pero creía que mientras eso durara, estaba salvado. Mentira podrida. Ayer me entró una ansia autodestructiva de limpiarlo todo, empecé a creerme que la caja estorbaba y ahora estoy agarrándome las rodillas en medio de un pozo de oscuridad: el paro, sin cordón umbilical, sin arnés, sin oxígeno. Como los machos.

Y la verdad, a mi el riesgo, sentir que la posibilidad de una leche descomunal está ahí, no me mola. Me mola mucho más que los curros no salgan, siempre y cuando tenga una excusa para hacerlos. Me mola sobarme en el metro porque estoy yendo a algún lugar. Me molan mis padres, pero no vivir con ellos. Me mola que sea desesperado. Me mola que se me vea el plumero mientras te pido trabajo haciendo como que te cuento mi vida en plan gracioso.

Ya no sé cómo pedirte que me contrates. Lo he hecho de 82 formas distintas. ¡¡82!! Me he tirado cinco años estudiando en una universidad en la que podría haberme tirado en el césped (no malinterpretes eso de a quién podría haberme tirado), en lugar de pasarme cuatro años de licenciatura y uno de medio máster. Solo por eso, creo que todo el mundo se merecería una oportunidad. Pero es que yo, además, traigo las novatadas hechas de casa, porque estuve un año y cuatro meses en una agencia. Aunque sea juvenil y fresco como el tono del último brief que te entró, no tendrás que tratarme como tal. Y si te sigue molestando mi edad, tranquilo que se me pasará. Además, dicen que los bloggers somos personas muy motivadas y con ganas de probar cosas nuevas. Yo que tú, me aprovecharía de eso.

Piensa que estoy un pelín desesperado, que la única entrevista que he conseguido es la que me he imaginado frente al espejo, labrándome un diagnóstico de doble personalidad. No sé, llámame, te enseño mi book o algo. Te cuento lo que me pasa por la cabeza. O ponme a prueba y dime como arreglar este estropicio de carta para mañana. Es lo lógico… para irnos conociendo. Porque terminaré trabajando para ti y lo sabes.

PD: Acéptame en Facebook, chipirón.

Una propuesta de Merche Parra, de Todo sobre mi poni

Standard
Gremiales, Sin categoría

73- Feedback de (mal) cliente*

Hola, soy Oscar Arenas Larios, el nuevo brand executive.

Tengo feedback sobre el último mail que mandasteis. Yo no soy copy, ni licenciado en publicidad y con más de un año de experiencia en agencia. No digo que tenga un buen perfil, eso lo decides tú, pero creo que deberías tener en cuenta lo siguiente.

Realmente, siempre veo lo mismo, siempre dices que no. Cuando desde aquí se os pasa briefing para pediros trabajo, las ideas que mandas siempre giran alrededor del no. Más o menos adornado, el mensaje es el mismo. Que a ver, no voy a venir yo a decirte cómo tienes que hacer las cosas, tú eres el experto, tú tienes el know-how. ¿Pero podríamos darle un aire más original? No sé, dale una vuelta… haz algo inesperado… Que no digo que me des trabajo. Ignóralo. No quiero decir eso. Pero ya sabes, sorpréndeme a mí y al target.

Piensa que cada vez que recibo una respuesta de alguno de mis proveedores de trabajo, tengo que explicar aquí por qué sí o por qué no (lo más común). Por cierto, que me pasan de arriba algunos cambietes que han hablado el Director General (mi padre) y la Presidenta (mi madre):

  • Tener más en cuenta a los jóvenes, ya que somos uno de los públicos más afectados por el paro. Así que a partir de ahora, fíjate siempre en ello.
  • Escribirlo todo en amarillo.
  • Hablar sí o sí de mi motivación y ganas de experimentar del candidato.
  • Mencionar a Calcetines, el gato que adoptamos hace una semana.

Siento si eso no estaba incluido en el briefing, pero considéralo un mandatory.

Si tienes alguna duda, llámame o hacemos una reunión para hablarlo y dejarlo todo claro. Lo que importa es que nos entendamos y podamos seguir (no) trabajando juntos. Si quieres, trata de dar una nueva respuesta más innovadora con esos elementos que comentábamos. Algo rompedor y memorable y aquí internamente ya decidimos. Si quieres. Pero espero esa propuesta mañana por la mañana.

Gracias por tu tiempo.

(3 días después)

Oye, mejor déjalo. Hagámoslo fácil volviendo al principio. Me contratas, ¿sí o no?

(5 días después)

Contrátame. No porque lo diga yo. No tienes porqué. Pero hazlo.

*A menudo en publicidad hay interlocutores en los departamentos de márketing cuya opinión sobre las propuestas que reciben es de lo más característica, mezclando asertividad aparente con indecisión y cambios impuestos:

Standard
Gremiales, Propuestas, Sin categoría

50- Becario*

Hola,

Me llamo Oscar Arenas Larios y probablemente no me conozcas de nada, aunque si digo que he ganado el concurso para hacer el cartel de las Fiestas de Otoño de San Godofredo de Villafranca quizá te suene de algo. Estoy buscando trabajo en una agencia de publicidad y para ello he escrito esta carta de presentación y otras cincuenta por el camino. Puedo hacer de copy o también de director de arte; aunque preferiría lo primero, me adapto a lo que sea, creo que también encajaría en un perfil de planner o de community manager. Me considero un tipo dinámico, con iniciativa, comprometido y no te arrepentirás de contar conmigo.

Sobre mí te puedo decir que me licencié en publicidad en 2012, que estoy terminando un máster y que por eso puedo formalizar un convenio de prácticas durante nueve meses. Soy joven, estoy dispuesto a aprender y tengo mucha capacidad de sacrificio. Mi sueldo será mi aprendizaje.

He visto que pedís un book. Yo puedo mostraros las campañas que he hecho para clase, pero no he trabajado en agencia nunca ni he hecho nada que pueda llamarse profesional a parte de presentarme a algunos concursillos (cómo el de San Godofredo de Villafranca). Ya sé que esta carta no habla demasiado bien de mí… pero, ¿por qué no puedo empezar ya a aprender a tu lado y me dices cómo podría escribirla mañana?

Gracias por tu tiempo.

Una propuesta de Álvaro Muñoz

*Como sabrás, en publicidad casi se abusa de la figura del becario o trainee. La forma de imitar el estilo de un becario, pasa por poner énfasis en sus dudas a la hora de buscar trabajo, en la sobredimensión de méritos insignificantes, en su entrañable desesperación y en insitir en algo para distraer al personal de que, en realidad, no tienes experiencia. Yo he sido becario y por eso esta carta omite algunos de los puntos de las otras (mi experiencia profesional). Pero bueno, ya que las cincuenta son una cifra especial, que sirva de homenaje a los que, además de levantar la indústria, lo hacen por muy poco.

Standard
Experimentales, Gremiales, Sin categoría

42- Texto de relleno

Hola Nombre Ejemplo,

Me llamo XXX y soy Escoger profesión. Estoy buscando trabajo en Insertar tipo de empresa y para ello he escrito esta lorem ipsum. Y seguiré escribiéndola de forma distinta cada día hasta llegar a las 365 para poner a prueba mi blablabla.

Sobre mí te puedo decir que cuento con Título obtenido en Especialidad terminado en Seleccionar año de finalización y además estoy cursando actualmente Título en curso en Especialidad. Tambien cuento con experiencia profesional concretamente: en Nombre empresa 1. Puede que mi perfil sea muy Z, por eso mi A y por mi B pueden compensar perfectamente este hecho.

Si me entrevistas podemos mis X año(s) de experiencia. Sin embargo, al final lo que importa es si seré capaz de hacer lo que tú me pidas. ¿Por qué no me propones un texto de relleno en el que redactar esta misma lorem ipsum para el día Fecha de hoy + 1?

Gracias por tu tiempo.

Standard
Gremiales, Pastiche, Propuestas, Sin categoría

41- Risto Mejide

Hablemos claro. Tú no quieres darme trabajo porque crees que los jóvenes de hoy en día somos unos capullos. Crees que nos falta compromiso. Y a ti no. Tú te comprometes con tus ideas y con tus pensamientos hasta tal punto que no renunciarás jamás a ellos. Vaya, un tipo de ideas fijas en la profesión de las ideas mutantes. Puede que al final tu único compromiso sea con una doble personalidad patológica.

Pero yo no soy psiquiatra. Yo soy un joven, un capullo, uno de esos chulos, de esos hedonistas, de esos insolentes que lo hemos tenido todo demasiado fácil. Hasta ahora… Porque también soy uno de esos que nos estamos comiendo los marrones que cagó tu generación. ¿Quién más podría venir a tirarte esto en cara a tu despacho? Yo tengo más bien poco que perder porque no me has contratado, ¿recuerdas? No tienes poder sobre mí. Y si quieres joderme, contrátame y empieza.

Total, ya sé lo que es estar jodido… porque no basta con una licenciatura, dos postgrados y un año y pico de experiencia en agencia para dejar de ser un joven capullo, ¿verdad? Sí, seguramente me falta experiencia, porque ya se sabe, salimos de la facultad creyéndonos que lo sabemos todo.

Bueno, no sé de dónde has sacado que me creo que lo sé todo. Pero para lo que nos ocupa sé dos cosas: que amo muchas de las tareas que me encargarás, tanto que podría trabajar gratis. Amo incluso que me mandes a la mierda, porque eso significará que te he molestado, que me has hecho más caso del que querías hacerme. Sin embargo ahí está lo otro que sé: que el mundo no se sostiene con amor.  Se sostiene con dinero y yo tengo que pagar mis facturas, como tú, así que agradecería tener una nómina, a ser posible con más de tres cifras a la izquierda de la coma. Sé que no me pagarás por la experiencia, pero págame por la falta de ella, por llegar fresco, sin compromisos férreos con mis ideas, sin la desidia de los años. Págame porque la única motivación de mi juventud es lo que me hace pegarte esta chapa y pegársela a alguien distinto cada día es un compromiso inquebrantable conmigo mismo.

Vaya… ¿he dicho compromiso? Sí, ¿no me digas que has sido tan ingenuo de creerte que de verdad no los tenemos? Me he hartado de ser un capullo a los ojos de gente demasiado comprometida con sus pensamientos, ya tengo bastante de tu mirada condescendiente, de tus bufidos de gato territorial. Y me voy a comprometer a lo bestia. No voy a gritar más que nadie, voy a gritar durante más tiempo que nadie: un año escribiendo chapas como esta cada día, demostrando a diario que si yo puedo hacer lo mismo pero distinto, vosotros podéis seguir trabajando igual, pero conmigo en el equipo. Pienso hacerlo 324 veces más. A diario. Préstame atención y acuérdate de mi nombre: Oscar Arenas.

Intuyo un cierto miedo en ti. Es el mismo que sentiste la primera vez que alguien que tomabas por imbécil, quizá un junior, te pasó por encima delante de la becaria que todo el departamento se quiere follar. Esos celos hacia la nada, ese pavor incontrolable a que la musa te deje por otro más jovencito. Es casi freudiano. Bueno estás de suerte. Además de comprometerme conmigo mismo, me he comprometido con mis seguidores y acepto sugerencias para escribir. Proponme algo para mañana, venga. Sería una putada quedarte sin ideas justo cuando con una sola podrías dejarme en evidencia, ¿no?

(Una propuesta de Mireia Marquès Bielsa.)

Standard
De Raymond Queneau, Estándares, Gremiales, Sin categoría

39- Director creativo*

Apreciado Oscar,

Gracias por tu carta y por tu interés. Supongo que eres consciente de la dificultad de conseguir trabajo en un departamento creativo. Sin embargo, vas por el buen camino. Muchos como tú mandan la carta, el paquete, el book, lo que sea, pero lo hacen una vez. En su cabeza ya han cumplido, pero la vida del publicitario es mucho más parecida a lo que tú haces: escribir una y otra vez. Sin entrar a juzgar el nivel de tus cartas (ya sabrás que el día a día de una agencia no me permite leerlas todas), creo que el simple hecho de escribir 39 veces lo mismo cambiando de estilo dice mucho de ti como redactor. Y que aspires a alcanzar una carta y un estilo diario durante un año, también.

Me ha sorprendido, aunque a otro nivel, que también te licenciaras en la UAB. Seguro que hemos compartido algunos profesores. ¿Siguen por ahí Noguero, Castellblanque, Tena, Roca…? Y no había oído hablar de tu máster pero me parece un perfil interesante… Creo que en el momento de pensar, nos quedamos en el brainstorming y ya, así que no me nunca está de más tener un cierto trasfondo psicológico en creatividad. Creo que he coincidido con alguno de tus excompañeros de OgilvyOne, pero con lo pequeño que es este mundo y con la locura que te propones, seguro que también oiré hablar de ti por otras vías.

Eso sí, quiero ser sincero contigo: un año y cuatro meses en una agencia no son nada aunque lo compenses con toda la motivación del mundo. Hay muchas soft-skills que se adquieren con el tiempo así que la experiencia, inevitablemente, cuenta. Sin embargo, estoy convencido de que, este experimento que te has montado, es una forma distinta de conseguir experiencia.

Buscaré un hueco para entrevistarte al volver de vacaciones, no lo dudes. No puedo prometerte nada, ya que también hay muchas cuestiones que dependen de la impresión que cause tu book o de la situación de la agencia. Pase lo que pase, hay algo de lo que no te vas a librar, porque además, me lo has pedido tú. ¿Por qué no haces una carta buscando trabajo como si la hubiera escrito yo mismo?

Gracias por contactar conmigo.

*Basada, cómo no, en las Subjetividades de Queneau.

Standard