De Raymond Queneau, Idiomáticas, Sin categoría, Trabas

194- Italianismos

Ciao!

Me llamo Oscar Arenas Larios y soy un testaferro de la mafia de la publicidad. Me he cansado de ser un bufón más en el carnaval en el que se ha convertido en el mercatto laboral… ¡Madonna! Me he planteado buscar lavoro en una agencia de publicidad con mis cento novecento cuattro manifestos de presentación. Son mi opera prima. ¿Sorprendido? Pues pienso repetir mi emboscada y enmascarar esta carta cada día de una forma distinta hasta alcanzar las 365. ¡Bravo!

Los capitanes de mi antigua agencia me decían… “¡Presto!” Porque me pasaba el día escribiendo sonetos. Quizá por eso me hallo en una situación absolutamente grotesca: pese a haber estudiado una carrera y un máster, ahora estoy en bancarrota, después de trabajar un año y cuatro meses haciendo mis escarceos. ¡Menudo fiasco!

Cuando digo que tengo 23 años, la gente dice que aún soy un piccolo bambino, yo trato de justificarme pero me salen con aquello de “Parole, parole, parole…”. Tengo ganas de ponerme a prueba como un saltimbanqui en pleno circo y de que apuesten por mí en el casino.

Si te apetece comentar mi libretto verás que tengo una experiencia muy tutti-fruti: puedo soltar un adagio para la portada de un folleto, hacer un sfumatto en un graffiti o crear una carta all dente.

Pero sin tu colaboración, esto es una caricatura. Ecco! Reescribiré esta carta da capo: ¡sáltate la omertá y hazme una propuesta de stilo!

¡Arrivederci!

Una propuesta de Lilit D’Elia

Standard