Coloquiales, Propuestas, Sin categoría

12- Para un niño

Hola, ¿qué tal?

¿Cómo te llamas?

Que nombre más chulo, seguro que me acordaré de ti. Yo me llamo Oscar.

Y escribo. Escribo anuncios. De todos los que he hecho, en la tele han salido muy poquitos, pero seguro que, en Internet o en la calle, habrás visto alguno… ¿Parece que escribir anuncios no es tan importante como escribir libros, verdad? Quizá he sido un poco vago y no he estudiado lo bastante para que me dejen ser escritor de verdad. De todos modos, es un trabajo como, por ejemplo, ¿qué quieres ser tu de mayor?

Ah, pues mira, yo de mayor quiero seguir escribiendo anuncios, porque ahora no puedo hacerlo en ninguna empresa y además, tengo un poco de prisa porque, dentro de nada yo ya seré mayor… Así que estoy escribiendo cartas para que me dejen escribir anuncios. ¿Qué te parece? ¿Raro, verdad? Y no, por las cartas no me pagan, aunque ya llevo 12 y espero llegar algún día a tantas cartas cómo días tiene un año, ¿son muchas o pocas?

Yo creo que puedo hacerlo. He estudiado lo mío, incluso he seguido estudiando después de la carrera, para aprender, no solo a escribir, sino también a pensar los anuncios. Y además, he estado escribiendo anuncios durante más de un año.

¿A ti te parezco pequeño o mayor? Pues, ¿sabes qué? Hay muchos que creen que soy demasiado joven. Yo tampoco lo entiendo… Pero… ¿me guardarás este secreto?

Pues mira: creo que los mayores nos tienen miedo. Y me imagino por qué: tú y yo nunca dejamos de probar cosas nuevas, si nos gustan se lo contamos a todo el mundo, intentamos descubrir “qué pasaría sí hiciera esto”, no dejamos de hacernos preguntas… Y uy, eso parece que quita tiempo porque, ya lo ves, estan todos muy ocupados poniendo cara triste delante de sus ordenadores. ¿Tú qué crees?

¿Me darías trabajo? ¿Quieres ver los anuncios que he hecho? Bueno en realidad, tendríamos que ver si tú podrías ser mi jefe… A ver, pídeme algo, algo que yo pueda hacer porque, si no lo puedo hacer, sería yo el que no podría trabajar para ti, ¿verdad?. ¡Ya lo sé! ¿Por qué no me dices de qué forma puedo escribir mi carta mañana?

¡Claro! Esta no se me había ocurrido. ¡Vaya crack! ¡Muchas gracias!

Standard