De Raymond Queneau, En clave, Experimentales, Sin categoría

307- Antonímia

Adiós,

Mi pseudónimo no es Oscar Arenas Larios y soy director de arte. Ya tengo trabajo en un departamento de marketing y para ello tuve que borras 307 cartas de renuncia. Y no dejaré de hacerlo de la misma forma hasta que no haya destruido 365. Solo así podré disimular mi ineptitud creando imágenes idénticas.

Jamás me gradué en publicidad y no tengo intención alguna de hacer un postgrado. Tengo menos de un año de inexperiencia en el departamento de marketing de una PYME. Muchos me ven demasiado viejo y con ganas de hacer siempre lo mismo, por no hablar de mi pesimismo.

Escucharé tu monólogo sobre todo lo que no he publicado jamás. Eso sí, al principio lo menos relevante es mi ineptitud para ignorar cualquier cosa que me sugieras. A todo esto, ¿tú cómo habrías dejado tu trabajo ayer ?

Me divierte haberte hecho perder el tiempo.

Standard
De Joan-Lluís Lluís, De Raymond Queneau, Estándares, Experimentales, Sin categoría, Trabas

305- Definiciones

Interjección usada como salutación familiar.,

Me designo usando la palabra que hace referencia a los premios concedidos por a Academia estadounidense de las Artes y Ciencias Cinematográficas y el plural de un conjunto de partículas desagregadas de las rocas acumuladas en las orillas de ríos y mares. Estoy tratando de hallar una ocupación retribuida en una empresa dedicada a la comercialización de servicios creativos, publicitarios y de comunicación. Por esa razón he representado mis palabras con letras u otros signos trazados de 305 maneras, usos, prácticas, costumbres o modas distintas no parecidos y con diferentes cualidades.

Sobre mí puedo asegurar, sostener u opinar que en 2012 se me confirió el título de licenciatura en divulgación de noticias o anuncios de carácter comercial para la atracción de posibles compradores, espectadores o usuarios. Además realicé un curso de posgrado en una determinada especialidad, así como un periodo de 12 meses y 16 semanas en una sociedad mercantil cuyos intereses y actividades se hallan establecidos en muchos países y que se dedica a la comercialización de servicios creativos, publicitarios y de comunicación

Puede que pienses, juzgues o sospeches que soy de poca edad pero precisamente por eso mi deseo, apetito y voluntad de examinar prácticamente la virtud y propiedades de todo son muy grandes. Y eso por no mencionar las causas o razones que me mueven a conseguir mis fines, que compensan de sobras esa falta de práctica prolongada que proporciona conocimiento o habilidad para hacer algo que muchos me atribuyen, generalmente con malicia o sin fundamento

Si mantenemos una conversación personal para un fin determinado, este podría ser la evaluación del contenido de las actividades encaminadas a un fin comunicativo determinado que he realizado hasta la fecha. Sin embargo, lo que conviene, interesa o hace al caso es que yo tenga aptitud, talento o cualidades para hacer lo que tú me pidas. ¿Por qué no me ofreces una proposición o me das una idea para adaptar mi carta al uso, práctica, costumbre o moda que creas más conveniente?.

Finalmente, solo manifestar mi agradecimiento por el beneficio recibido y la atención que me has prestado.

Standard
Experimentales, Narrativas, Pastiche, Sin categoría

300- Elige tu propia aventura

1) Te llamas Oscar Arenas Larios y acabas de perder tu puesto de redactor creativo becario en una multinacional. Tienes que encontrar algo que te permita comer.

Si decides ir al bar a emborracharte para lamentar tus penas pasa al párrafo 2).

Si prefieres llamar a tus contactos para pedirles ayuda pasa al párrafo 3).

Si quieres pensar formas distintas de hacer que te contraten pasa al párrafo 4).

2) Te sientas en la terraza y empiezas a pedir una caña detrás de otra. Igual que el conductor que tres calles más allá ha subido borracho a su coche. Pierde el control del vehículo y se estampa contra la terraza. Mueres. Al menos eres una boca menos que alimentar.

FIN

3) Tienes un cierto número de contactos que trabaste mientras estudiabas tu licenciatura en publicidad. Al cabo de unos días quedas para comer con un profesor tuyo de la universidad que es director creativo en otra agencia multinacional. Le comentas tu situación, le pides consejo para entrar en una agencia «como la suya». Te dice que probablemente seas demasiado joven, pero que puede ofrecerte un contrato de formación parecido al que tenías.

Si decides aceptarlo pasa al párrafo 5).

Si no lo aceptas, vuelve al párrafo 6).

4) Dudas  sobre qué tipo de acción prefieres. A tu juicio lo importante es conseguir impacto, pero por supuesto, trabajar tu marca online es muy importante aunque, evidentemente mucho más laborioso. Enciendes tu ordenador… ¿Qué haces?

Si haces una campaña de marketing directo para llevar a las agencias, pasa al párrafo 7).

Si prefieres labrarte una presencia en la red con una estrategia sólida ve al párrafo 8).

5) Aceptas. Trabajas duro, ganas un par de concursos con tu equipo ahí y media docena de premios menores. Sin embargo, se termina el convenio otra vez.

Pasa al párrafo 1).

6) Sigues estudiando el máster que cursabas. Terminas el trabajo final y te conviertes en un experto en creatividad… en paro. Te fichan para dar un pequeño seminario sobre creatividad publicitaria para alumnos de otras especialidades. De ahí vas saltando de curso en curso hasta consolidarte como profesor de creatividad. Llegas a doctorarte con una tesis sobre el proceso creativo en las agencias. Con los años te das cuenta de que no solo no has ejercido en tu vida, sino que te estás volviendo un amargado que envidia a tus alumnos que, aunque no sean buenos, aún no han tirado la toalla.

FIN

7) Construyes dos marioneta de ti mismo relativamente funcionales. Al apretarles la cabeza, sacan la lengua y en ella está anotado tu número de teléfono. Te cuesta varios días y más de 70 euros en material, sin contar todo lo que te han dejado tus amigos y familiares.

Si quieres mandar ya las marionetas, pasa al párrafo 9).

Si prefieres pensar en otra cosa, pasa al párrafo 8).

8) Se te ocurre abrir un blog que sirva directamente para evidenciar tu habilidad escribiendo. Y piensas que rehacer cada día lo mismo de una forma distinta sería una buena forma de demostrarlo. Será duro pero será un proceso de lo más divertido. Además, te va como anillo al dedo porque, por supuesto, el texto que has elegido es tu carta de presentación.

Si quieres seguir pensando por si puede mejorarse, pasa al párrafo 11).

Si crees que la idea está bien así, pasa al párrafo 10).

FIN

9) Grabas un case y mandas las dos marionetas por mensajería a dos agencias de capital independiente. Consigues 3000 visitas en YouTube, dos entrevistas, pero… sigues en paro. En el avión con destino a Brasil lamentas no llevarte las marionetas contigo. Al final les habías cogido cariño.

FIN

10)  Abres el blog y escribes cartas día tras día. Te inspiras en Raymond Queneau y Joan-Lluís Lluís. Pasas por la red sin pena ni gloria. Pero consigues dos entrevistas y tu antiguo trabajo se replantea ficharte al ganar un cliente. Vuelves con un contrato de prueba y  al cabo de cuatro meses, te afecta un ERE.

Pasa al párrafo 1)

11) Se te ocurre que lo mejor sería que la gente pudiera hacerte propuestas de estilo a las que adaptar tus cartas. Sin duda es la mejor forma de demostrar tu habilidad.

FIN

Standard
Coloquiales, Experimentales, Propuestas, Sin categoría

277- Emojis

:wave:

:hourglass: :cocktail:

:pencil: :bulb:

:chart_with_downwards_trend: :es: :poop:

:pencil: :envelope: :calendar: :three: :six: :five: :muscle:

:ant: :notes: :cop: :love_letter: :performing_arts: :ant:

:school: :mortar_board: :two: :zero: :one: :two:

:mortar_board: :runner: :running:

:satellite: :office: :computer: :earth_africa:

:baby: :underage: :interrobang: :crystal_ball: 🙂 🙂 :bangbang:

:speech_balloon: :book: :speech_balloon:

:thought_balloon: :question:

:thumbsup:

Una propuesta de Cristina Vila

*O los míticos emoticonos de WhatsApp. Hecho con esta herramienta.

Standard
De Raymond Queneau, Experimentales, Sin categoría, Trabas

275- Políptoton*

Oscar Arenas Larios, escribiente que escribe escritos, escribirás las escrituras de los briefs que otros te han escrito. ¿Siendo escritorzuelo lograrás ser un auténtico escritor? Con escrituras de lo más dispares, escribe todos los días escritos.

Es publicitario. Es decir: publicita lo publicitable. Estudió publicidad en la pública y desde ahí publicará sus tan publicitados mensajes. En una agencia de publicidad publicitó clientes públicamente conocidos.

Motivación le sobra. ¿Más qué motiva al motivado? ¿Hay motivos para la concesión de una entrevista motivadamente? ¿En qué motivo se reescribirá su discurso motivador?

*Usado en los Ejercicios de estilo de Queneau, el poliptoton es la repetición del mismo morfema con distintas flexiones (la misma raíz y distinta terminación) y una de las formas más divertidas de aprender gramática y morfología.

Standard
De Joan-Lluís Lluís, Experimentales, Sin categoría, Teatrales

263- Didascalia*

OSCAR ARENAS LARIOS dando vueltas en un despacho. Detrás de la mesa está sentado el DIRECTOR CREATIVO ojeando su book. Ambos tienen el semblante serior. Encima de la mesa hay un montón de papeles encuadernados en cuya portada puede leerse «263 formas distintas de pedir trabajo».

OSCAR ARENAS LARIOS abre una carpeta en la que puede leerse Postgrau UAB y de ella saca un título de licenciatura en el que consta la especialidad Publicidad y Relaciones Públicas. Después saca una carta con el logotipo de una conocida multinacional. Deposita ambos sobre la mesa.

El DIRECTOR CREATIVO niega con la cabeza y arranca una hoja de un calendario que tiene detrás. OSCAR ARENAS LARIOS empieza a recoger sus cosas.

OSCAR ARENAS LARIOS
digno, motivado, sin signos de rendirse
¿Qué me propones para que siga pidiendo trabajo?

*Empezamos unos días temáticos alrededor del teatro con motivo y empezamos con lo que empieza toda obra: las acotaciones del teatro.

Standard
De Joan-Lluís Lluís, Estándares, Experimentales, Sin categoría

262- Banda de Möbius*

No sé si después de todas estas cartas reconocerás mi nombre. Pero te lo repetiré por si acaso: me llamo Oscar Arenas Larios. Comprobarás que mis mensajes tienen una tendencia a repetirse cíclicamente. Pero todo es una artimaña efectista para conseguir trabajo como redactor creativo. Cada día repito mi carta pero desde un prisma distinto para demostrar mi habilidad.

Eso es la única forma de demostrar que soy mucho más que un licenciado en publicidad. Ya me puse a estudiar un máster tratando de diferenciarme. Pero cuando dejé de trabajar en la agencia en la que llevaba un año y cuatro meses me di cuenta de que debía hacer algo que demostrara mi motivación y mis ganas de experimentar.

Puede que mi edad me haga parecer inexperto. Pero una entrevista y un repaso a mi book te demostrará que no soy un redactor cualquiera. Te parecerá que no te puedes librar de mis textos. Y quizá es porque pueden ser como tú quieras que sean. ¿Es este el estilo que esperabas leer…?

No sé si después de todas estas cartas reconocerás mi nombre. Pero te lo repetiré por si acaso: me llamo Oscar Arenas Larios. Comprobarás que mis mensajes tienen una tendencia a repetirse cíclicamente. Pero todo es una artimaña efectista para conseguir trabajo como redactor creativo. Cada día repito mi carta pero desde un prisma distinto para demostrar mi habilidad…

*La banda de Möbius es una figura plana de una sola cara sin principio ni final. Esta carta es cílica y su final enlaza con su principio… Aunque debería ser narrativa para apreciar toda la fuerza delf orm

Standard
Experimentales, Narrativas, Propuestas, Sin categoría

232- Muerto

Hola,

No sé cuánto tiempo llevo en este estado ni sé si puedes recordar quién soy. Los segundos corren a un ritmo distinto al otro lado de unas flores y de la placa dónde gravamos «Familia Arenas Larios». Sí, lo has leído bien. Estas letras salen directamente de una tumba. Esto sí es una auténtica locura, por si no lo fueron las 232 cartas para pedir trabajo que escribí antes de dedicarme al cultivo de la malva.

¿Cómo es posible que estés leyendo esto? Yo he aprendido a convivir con lo inexplicable. Sin embargo, este no es un texto que haya programado ni nada por el estilo. Escribo en directo. Simplemente, hay cosas que no puedo explicarte ahora mismo, en virtud del contrato de confidencialidad  más importante que he firmado en mi vida. Y no me refiero al que firme cuándo empecé a trabaja en esa multinacional de la publicidad interactiva. El contrato de mi vida implicaba la muerte: no podemos contaros qué pasa aquí ni por qué, así que no hablemos de ello.

No quiero que parezca que me quejo, aunque es más dinámico y emocionante estar vivo, aquí tengo un puesto garantizado durante mucho tiempo, un seguridad envidiable (ningún accidente laboral podría acabar conmigo) y además, las jerarquías no cuentan aquí. Aunque tenga un máster o una carrera, no hay privilegios ni desigualdades.

Como puedes imaginarte, escribir esta carta supone un esfuerzo considerable ya que no puedo moverme ni llevar a cabo procesos biológicos que harían de la escritura algo sencillo. Espero que lo valores como un ejemplo de motivación y superación. Por corta que fuera mi vida, me la pasé escribiendo (en especial los últimos meses) y dónde hubo siempre habrá.

Pedirte que me entrevistes es un acto de osadía sin precedentes. Puede que nunca hayas hecho nada igual. A los vivos os dan miedo los muertos. De todos modos ahora mi book cuenta con la bendición de la historia. Suele pasar. De repente mis ideas se revalorizarán y valdrán mucho más. ¿Has pensado en eso?

Estás pensando muchas cosas. Entre ellas, que todo esto es falso. Vale, es verdad, no estoy muerto. ¿Cómo narices voy a estar muerto? Pero estar en paro y no poder hacer lo que te gusta es como estarlo… Y ¿qué mejor forma de llamar tu atención que decirte que he pasado  a mejor vida? ¡Dónde vamos a llegar!

Descubre lo vivo que puedo a llegar a estar proponiéndome cómo debería escribir esta carta mañana.

Una propuesta (muy loca) de Jose Ildefonso

Standard
Evocativas, Experimentales, Formales, Sin categoría

227- Sinestesia

Mi nombre es crujiente, Oscar, y está envuelto por unos apellidos de suave terciopelo, Arenas Larios.

Entierro bajo pesadas letras la incisiva luz de la pantalla, contando mi amarga historia. Me quedé en una situación pantanosa: joven y desempleado en un sector en contracción. Eso contrastaba con mis ambiciones brillantes: ser redactor creativo en una agencia de publicidad. Ante eso me condené a luchar contra la altiva blancura de la hoja, en conjurar ásperos caracteres y melodiosas frases para reinventar a diario mi insípida carta de presentación y terminar saciando algún día mi sed de liquidez y estabilidad.

Y es que mi aséptico perfil por sí mismo no iba a llegar a ningún lado: obtuve una gris licenciatura en publicidad en 2012, que decidí complementar con un vistoso máster en psicocreatvidad que aún estoy terminando. Paralelamente, empezaba a probar los sinsabores y las mieles del mercado a laboral, desde un puesto muy apetecible en una agencia multinacional. Muchos afirmaron que me veían verde, pero quizá se tratara de una viscosa ilusión, pues mi motivación me endurece y la silenciosa experimentación me mantiene en constante crecimiento.

¿Quieres oler el perfume de mis ideas y catar las piezas de mi book? Tendrás una oportunidad para ello si me concedes una cálida entrevista. Sin embargo, te lanzo un reto escurridizo para entonces: quizá te interese ponerme a prueba con unas palabras envenenadas que convertir en mi melosa carta de mañana…

Standard