Coloquiales, De Raymond Queneau, Pastiche, Sin categoría

290- Paleto*

¡Ea!

Me llamo Oscar, soy el mayor del Arenas, el que se arrejuntó con la grande de los Larios. Ná questoy buscando una forma honrada de llevarme un plato a la boca y digo yo cahora con toas la máquinas y los avances que sa hecho en el campo no me van a quedar ni las miajas.

Y digo, pues que como siempre he sío espabilao y no tengo malos vicios, cojo el amotillo y me voy pa la ciudad a estudiar algo de provecho. Y ná, uno ya es licenciao y sigo estudiando unas cosas que me da una artá de trabajo explicar cuando voy al pueblo porque parece que les tomo el pelo. Me dicen que me vuelto de capital y o digo pos que así sea, porque aquí hay unas mozaaaaaas que ya las quisiera yo allá riba.

Total, que se conoce que valgo pa las letras y digo, vi a ganarme el pan con eso. Así que estoy dándole a las altabas de toas las agencias de propaganda a er si alguna me da trabajo. Pero claro, yo soy de pueblo y allá somos muy cabestros. Si no maces caso hoy, me larás mañana porque te vi a escribir esto cada día del año. Yo he visto siempre que el hombre de campo no descansa, allí siempre hay algo distinto pa hacer, y eso lo he tenío siempre claro pa labrarme un futuro con ahínco y con ánsia. ¡Ahí que voy!

¿Te parece que nos veamos en la plaza, echamos unos vinos con graseosa y te hablo de mis tierras? ¡Eh! Que estás en babia, no te me vayas a rilar ahora, no vaya ser que con el sermón que te puesto te mayas quedao chuchurrío. Ala, pa que te endereces y le pegues a la mollera un rato: me tienes de decir una forma de escribir esto mañana y así te figuras si valgo o no valgo.

¡Ala! ¡Arreando que es tarde!

*El payés de Queneau haciendo un auténtico remix de hablas locales y tópicos de los pueblos.

Standard
De Joan-Lluís Lluís, De Raymond Queneau, Estándares, Sin categoría

288- Otras hipotesis

Hola,

Me llamo… ¿Oscar Arenas Larios, Julio Iglesias Puga o Elvis Presley? ¿Y a qué me dedicaba? ¿A la redactor creativo, a la desactivación de explosivos, a la doma de orangutanes?

La cuestión es que busco… ¿trabajo, mi mechero, el amor de mi vida?

¿Cómo pienso encontrarlo? ¿Ecriviendo 365 versiones de esta carta, escaneándome la cara y colgándola en Facebook, anunciándome en la sección de relax?

¿Todo ello para qué? ¿Para demostrar mi habilidad, por una apuesta con unos sicarios, por una promesa a la Virgen?

¿Y qué he hecho hasta ahora? ¿Licenciarme en publicidad, graduarme en filología clásica, cursar un ciclo superior de transporte de mercancías peligrosas? Y seguí con… ¿un máster en psicocreatividad, un seminario de filosofía budista, un workshop de matemática discreta?

Pero además, acumulé más de un año de experiencia en ¿una agencia multinacional, hacerme el dobladillo de los pantalones, cultivar marihuana en un mi trastero?

Puede que te parezca ¿joven, homosexual, criptofascista? pero ¿mis ganas de experimentar, mi elefantiasis, mis amenazas de muerte? harán que te plantees ¿entrevistarme, denunciarme, fusilar mis ideas?

Lo que importa es adaptarme a ¿tus órdenes, la ropa interior de tu pareja, a unas condiciones de semiesclavitud?

¿Por qué no me propones un estilo al que adaptar esta carta, una canción para el DJ, una receta de cocina?

Standard
Coloquiales, De Raymond Queneau, Sin categoría, Trabas

285- Animaloso*

¡Miau!

Me llamo Oscar Arenas Larios y a parte de buscar un puesto como copy, quiero ser tu mosca cojonera. No es para menos: mi ambición es salir de mi ratonera y entrar de nuevo en el gallinero publicitario. No hay que ser un lince para descubrir que por culpa de cuatro cerdos esto parece una leonera y que nos tocará pagar el pato a los jóvenes. Lo tengo peludo para conseguir ser el macho dominante pero me ha dicho un pajarito que ser un cachorro no importa. Así pues, con paciencia de hormiguita iré escribiendo cartas, cada una de una con un plumaje distinto y pronto dejaré de ser la cabeza del ratón y me convertiré en la cola del león (que por algo hay que empezar).

Después de romper el cascarón de la facultad, cogí el toro por los cuernos y me metí en la boca del lobo: empecé a trabajar en una multinacional. Me convertí en un auténtico mono de circo porque compaginaba mi trabajo con un máster que era un auténtico parásito de mi tiempo. Te parecerá que estoy como una cabra y que aún no he abandonado la edad del pavo. Pero, sinceramente, ni soy un capullo ni un gusano becario.

¿Eres el que corta el bacalao? Vamos a charlar un rato y a hojearemos mi bestiario particular. Te prometo que no te voy a dar gato por liebre. Si me dices qué animalada podría cometer mañana, me habré llevado el gato al agua.

Gracias por tu tiempo.

*Podría ser el Zoológico de Queneau, pero simplemente se trata de recoger la variedad de expresiones relacionadas con el mundo animal que existen en el castellano. En catalán podéis encontrar una referencia de texto similar en el tema Armengol, escrito por Xavi Serrat e interpretado por Els Amics de les Arts.

Standard
De Joan-Lluís Lluís, De Raymond Queneau, Formales, Sin categoría

276- Pedante

Buenos días tengas,

Mi nombre es Oscar Arenas Larios y hasta el momento soy conocido por desarrollar mi actividad como lo que Bill Bernbach definió como redactor creativo. Ahora mismo me hallo visionando en una perpetua reposición de Los Lunes al Sol sin cortes publicitarios. Puesto que, de mantener una actitud pasiva, mi situación podría ser más larga que la carrera del soldado Filípedes (y terminar con idéntico desenlace), he decidido tomar cartas en el asunto. Literalmente. Porque decidí convertir lo que en un proceso de selección actuaría como carta de presentación en el punto de partida de 365 ejercicios de estilo, a la manera del inimitable Raymond Queneau y del incomparable Joan-Lluís Lluís. Además, tomé la alternancia de Helios y Selene como frecuencia de publicación de estas cartas, lo que me obliga a un trabajo constante por mi parte.

Después de 276 versiones, he aportado un valor significativo a la firma del Rey de España que consta en mi título de licenciado en publicidad. Y es que, apreciado amigo, como aprendí en mi máster de la mano de altos académicos y profesionales destacados de mi sector: la diferenciación profesional es clave. Pese a mi juventud, no soy un benjamín en este negocio, pues alquilé mi pluma y mis palabras a una agencia multinacional durante un año y cuatro meses.

Creo firmemente en el talento, en la motivación y en las ganas de experimentar, en una suerte de trinidad postmoderna de libro de autoayuda y estoy plenamente a tu disposición para que me desmontes allenianamente en una entrevista en la que, si se tercia, podemos comentar mi book.

Eso sí, soy perfectamente consciente de que necesitas una evidencia empírica de las habilidades que afirmo tener. Por eso mismo te ofrezco la posibilidad de redactar uno de mis ejercicios de estilo en base a una propuesta tuya. ¿Hay trato?

Te estoy profundamente agradecido por tu tiempo. Hasta otra ocasión.

Standard
De Raymond Queneau, Experimentales, Sin categoría, Trabas

275- Políptoton*

Oscar Arenas Larios, escribiente que escribe escritos, escribirás las escrituras de los briefs que otros te han escrito. ¿Siendo escritorzuelo lograrás ser un auténtico escritor? Con escrituras de lo más dispares, escribe todos los días escritos.

Es publicitario. Es decir: publicita lo publicitable. Estudió publicidad en la pública y desde ahí publicará sus tan publicitados mensajes. En una agencia de publicidad publicitó clientes públicamente conocidos.

Motivación le sobra. ¿Más qué motiva al motivado? ¿Hay motivos para la concesión de una entrevista motivadamente? ¿En qué motivo se reescribirá su discurso motivador?

*Usado en los Ejercicios de estilo de Queneau, el poliptoton es la repetición del mismo morfema con distintas flexiones (la misma raíz y distinta terminación) y una de las formas más divertidas de aprender gramática y morfología.

Standard
Coloquiales, De Raymond Queneau, Sin categoría, Trabas

269- Exclamaciones

¡Como mola llamarse Oscar Arenas Larios! ¡Una cosa te voy a decir! ¡Quiero ser copy en una agencia! ¡Y voy a insistir mucho para lograrlo! ¡Una vez al día! ¡Y durante un año, ni más ni menos! ¡La leche! ¡Ya van 269 cartas para pedir trabajo! ¡Joder!

¡En solo cuatro años me licencié en publicidad! ¡Y ahora estoy terminando un máster! ¡Con un par… de años! ¡Va, contrátame! ¡No me pasé un año y cuatro meses en una multinacional para estar así! ¡Si soy joven, le echo motivación! ¡Y si me ves sin experiencia, le echo ganas de experimentar! ¡Toma ya!

¡Entrevístame! ¡Venga, va! ¡No insistiré más! ¡Aquí te va mi book! ¡Y si no me ves capaz de hacer lo que tú dices: ponme a prueba! ¡Dime cómo pedirías trabajo tu! ¡Me adapto a ello!

Standard
De Raymond Queneau, Emocionales, Estándares, Sin categoría

268- Impotente

¿Quién soy yo para cambiar algo de lo que me rodea? No puedo hacer nada,  solo soy Oscar Arenas Larios, ninguno de mis apellidos puede hacer nada por mí y la maltrecha economía de mi familia, aún menos. Sin dinero y sin trabajo, levantar cabeza ya es una tarea titánica. ¿Cómo levantar la economía, entonces?

Siempre puedo vagar buscando trabajo, agencia tras agencia, coleccionando noes, lo sientos, quieres ser becario, no buscamos a nadie o eres demasiado joven. ¿Qué decirles? ¿Que miren mi book? ¿Que yo soy distinto, que yo soy un buen copy? Deben haberlo oído tantas veces ya…

Al final, no sé ni cómo escribir esto. Dar pena no es una opción pero el optimismo es algo utópico. Tengo la sensación de que no existe una forma correcta de pedir trabajo y de que, si existiera, yo no tengo por qué ser su descubridor.

Pese a todo, reescribiré esta carta cada día del año emulando los ejercicios de estilo. Porque me distrae y porque tampoco tengo nada mejor que hacer. Sin embargo, sospecho que si no lo hiciera, conseguiría los mismos resultados.

Creativa y laboralmente, el paro te ata de manos y pies, rebaja tu potencial. Porque da la sensación de que si no tienes trabajo es por algo. Es muy difícil sacudirse esa etiqueta… ¿Cómo describir esa sensación en la que todo lo que hagas solo será una coartada de tu presunta ineptitud? Licenciarse no sirve de nada, estudiar un máster aún menos si tampoco lo terminas… Y trabajar de sol a sol en una gran multinacional es solo una actualización anodina de un perfil de LinkedIn.

En cierto modo, aún no he perdido las ganas de experimentar. Aunque no sirva de nada me gusta lo que hago. Y aunque mi motivación esté por los suelos, el mejor momento de las entrevistas siempre es aquel en el que pido que me pongan a prueba, que me digan qué estilo debería adoptar para estas cartas de frustración e impotencia… aunque no sirvan de nada.

Standard
Coloquiales, De Joan-Lluís Lluís, De Raymond Queneau, Sin categoría

267- Garrulo*

¿Qué pasa pabo?

Soy el Oscar, el del Arenas y me mola que te inclinas la publi, neng. Pos ná, que estoy buscando curro aquí en un sitio o otro y a lo tonto a lo tonto, me liao y he escrito 267 cartukis pa mandar a la peña. Lo que me flipa es que no hay dos iguales y toas son diferentes, que no está mal pa demostrar que la toco fino fino. Y pos ya que estoy, que me crecío… y vamos a por las 365.

En 2012 me saqué la carrera de publi, después empecé con un máster ahí ya en racha, pero que también estaba currando en una agencia to guapa, desas que ganan premietes, ¿sabes o no? ¿Calomejor me ves muy pringao? Bueno, a mi me la pela, porque yo estoy motivao a tope y probaré cosicas nuevas cada día. ¡¡Que estoy mu loco!!

Buah, sería fetén que me entrevistaras y te paso el book que ya que lo he carreteao, me cagaría en la puta si no sirviera de ná. Pero, ¿eh? ¿Que no te tira? Don guorry bi japi, neng. Aquí no ha pasao ná. Que yo madapto a lo que tu quieras. ¿Venga, va, cómo quieres leer esto mañana, ahí cuando te levantes con tol resacón?

*Heredero del vulgar de Queneau, pariente del Coruño y del HOYGAN.

Standard
Coloquiales, De Raymond Queneau, Dialogadas, Pastiche, Sin categoría, Teatrales

264- Comedia*

PERPETUUM PARO

OSCAR ARENAS LARIOS, joven y atolondrado, tuerce una esquina y se da de bruces contra el último de una larga cola, un tipo ya de cierta edad, de gesto asqueado, un PARADO.

OSCAR ARENAS LARIOS
¡Ay! Oye tú, ¿esto es la cola del paro?

PARADO
resignado
Sí, porque lo que es moverse, no se mueve. Tenemos 264 personas delante.

OSCAR ARENAS LARIOS
Ya veo que hemos perdido aquella vieja elegancia del vuelva-usted-mañana.

PARADO
No, si te lo dicen igual… cuando llegas al final de la cola. Y cuando vuelves a tragarte la fila, te repiten lo mismo. Esto es como las máquinas de movimiento perpetuo pero al revés.

OSCAR ARENAS LARIOS
Esto no es para mí. Yo no me he licenciado en publicidad para nada.

PARADO
Pero si yo soy ingeniero aeronáutico con un máster. ¿Qué vas a hacer tú que no pueda hacer yo?

OSCAR ARENAS LARIOS
Mira, yo quiero se redactor creativo, aquí está mi book y… y…

OSCAR ARENAS LARIOS saca un montón de papeles de su bandolera que empiezan a volar con el viento mientras farfulla.

PARADO
con sorna
Vas a escribir la misma carta cada día.

OSCAR ARENAS LARIOS
viendo la oportunidad
Mmmm… ¡sí! ¡Y siempre será distinta!

PARADO
¿Cómo vas a poder hacer eso si hace solo tres días eras becario?

OSCAR ARENAS LARIOS
Es que creo que ya lo he hecho: en la multinacional dónde estaba me pasaron tantos cambios del mismo texto que sé que puedo hacerlo.

PARADO
malicioso
No hay huevos.

OSCAR ARENAS LARIOS
solemne
Has dicho las palabras mágicas. Por raro que sea lo que tenga por delante, ante esta invocación no puedo hacer más que lanzarme a los brazos del destino… y escribir como un loco.

Se va, muy dignamente, con paso exageradamente pomposo. Vuelve de puntillas. El PARADO levanta una ceja.

PARADO
¿El super estaba cerrado? ¿Se te han roto los huevos por el camino?

OSCAR ARENAS LARIOS
No, es que no sé empezar si no me pasan los cambios ni sin un brief. ¿Cómo pedirías trabajo tú?

Telón

*Segunda entrega de mis cartas teatrales con motivo del Día Mundial del Teatro que tiene lugar mañana.

Standard
De Raymond Queneau, Estándares, Sin categoría, Trabas

260- Helenismos*

Hola, miembros de la Ekklesía,

Soy el ciudadano Oskaros Arenaslarios y si tuviera que nombrar mi antagonista no dudaría ni un instante: el paro. No quiero apelar al pathos pero mi panorama pinta realmente mal. Debería urdir alguna estratagema para encontrar trabajo y escribir epopeyas en tu academia publicitaria… Un momento ¿escribir?

¡Eureka! Escribiré una carta de presentación titánica llevando el idioma al límite. Me entregaré a un frenesí diario de reinvención retórica, a veces en versos endecasílabos con la precisión de un logaritmo y otras con el lirismo de una orquesta en sintonía.

Debo aclarar que no soy un neófito de la publicidad. Me licencié en 2012 y en la actualidad estoy sintetizando el trabajo final de mi máster. Así mismo, he trabajado durante un año y cuatro meses desplegando mi léxico por orden de la jerarquía de una multinacional. Aunque sea joven, tengo a las musas a mi favor, así que me gustaría enfatizar que mi motivación es máxima. Además, en democracia, todos merecemos las mismas oportunidades.

Dialoguemos sobre las poligrafías de mis mensajes, comentemos los dípticos que he redactado y los logotipos que hubo que agrandar. De todos modos, no quiero ser opaco, pruébame: proponme una lógica distinta para escribir esta carta mañana.

*O palabras que hemos heredado del griego antiguo.

Standard